UNA ODA AL OPTIMISMO, NO TE RINDAS NUNCA: MI HOMENAJE PERSONAL

16 04 2013

Hace sólo unos días, tuve la desgracia de tener que enterrar a una persona muy importante en mi vida, mi abuelo, así que hoy quiero rendirle homenaje poniéndole como ejemplo de persona luchadora y optimista que nunca se rendía.

Mi abuelo, esa persona trabajadora, fuerte, humilde, visionario de su tiempo, comerciante justo, curioso incesante, de convivencia amable y gustos sencillos y por encima de todo, gran defensor de sus valores y amante incondicional de su familia, a quienes siempre nos inculcó que el amor y el respeto a uno mismo y a los demás,  eran las claves para ser feliz en la vida, que todo lo demás tenía solución con esfuerzo y actitud positiva.

Entre los miles de recuerdos sobre él que se agolpan en mi memoria, destacaré algo que jamás olvidaremos quienes le conocimos y amamos, su capacidad para dar ánimos a todos, esas palabras que sólo él era capaz de decir en momentos en los que cualquier otro callaría impotente.

No rendirse es una meta y a la vez una virtud, cuestión de habilidad y mentalidad, y la única manera de alcanzar tus objetivos y vencer los obstáculos.

Él nunca se rindió, ni siquiera cuando hace menos de dos meses se le diagnosticó aquello que finalmente tan rápido se lo llevó,  se esforzaba cada mañana por levantarse de la cama, con mayor o menor dificultad comía para que los demás no sufriéramos e intentaba pasar todos los días un rato charlando con los suyos, poniendo siempre al mal tiempo buena cara y dedicándonos una sonrisa y bellas palabras.

Por tanto, mis consejos serían:

  • Cuando estés a punto de venirte abajo y tirar la toalla dí en voz alta: prefiero morir que darme por vencido.
  • Jamás te rindas, pon a prueba la fuerza del cuerpo y el alma. Somos seres con una capacidad infinita de regenerarnos, de superarnos y de soportar lo que nos depara el devenir de la vida.
  • La palabra imposible no está en tu vocabulario. En momentos de desesperación grita: ¡lo conseguiré, nada es imposible!
  • No esperes a que pase la tormenta, aprende a caminar bajo la lluvia, y cuando lo hayas hecho, piensa por qué empezaste a caminar en ese sentido. Recuerda las metas que ya has logrado y sigue adelante con las nuevas, superándote cada vez a ti mismo.
  • Una nota importante: tan importante es persistir como analizar si el objetivo realmente vale la pena y está acorde con tus valores y principios.

Para finalizar este post haz click para visualizar este precioso vídeo realizado por la Fundación ONCE dentro del Plan para la inclusión profesional de jóvenes con discapacidad. Si él no se rindió, si ellos no se rinden, ¿lo vas a hacer tú?

el abuelo

” Solo en la agonía de despedirnos somos capaces de comprender la profundidad de nuestro amor”

George Eliot


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Cáncer: terapias y tratamientos

Una visión diferente sobre el cáncer

davidgarzaperez

Fotografía

R-evolución asistencial

Rehabilitación, Salud y TICs

Rehabilitación, Salud y TICs

Mariposas del alma

Blog sobre la enfermedad de Alzheimer

Blog de la Fundación Montemadrid

Rehabilitación, Salud y TICs

A %d blogueros les gusta esto: