MANEJO DEL PACIENTE CON DEAMBULACIÓN ERRÁTICA

23 09 2013

El sábado pasado, 21 de septiembre, se celebró el día mundial del Alzheimer. Para ayudar a todas esas personas que sufren directa o indirectamente esa enfermedad, os dejamos unas recomendaciones para un mejor manejo de los enfermos de Alzheimer que padecen trastornos relacionados con el movimiento, concretamente la deambulación errática o vagabundeo.

Otros problemas de conducta relacionados con la capacidad de movimiento y que suelen ser habituales en estas personas son la apatía, la ansiedad, la irritabilidad, la hiperactividad, la inquietud. No se conoce exactamente el motivo aunque suele relacionarse con un estado de intranquilidad o excitación. Puede ser una forma de expresar dolor, malestar, miedo, hambre, sed, necesidad de ir al aseo, de moverse, desorientación,  búsqueda interminable de «algo» o confusión. Es difícil establecer una pauta de tratamiento ya que en cada individuo se puede producir por distintas razones.

El vagabundeo es un exceso de actividad motora,  sin una finalidad concreta, que hace que resulte difícil lograr que la persona se siente, ya que vuelve a levantarse e ir de un lado a otro. Esto puede convertirse en un problema ya que el paciente puede sufrir caídas accidentales, perderse o confundirse. También puede producir pérdida de peso. Por todo esto, con frecuencia preocupa y agota a los cuidadores, y puede ser motivo de institucionalización o de restricción de la autonomía de la persona.

Pero también esta conducta es una forma de ejercicio que promueve la circulación sanguínea y la oxigenación celular, actúa como calmante, le tranquiliza, lo que facilita el cuidado de la persona, y puede ser un indicador de buena salud. Además, contribuye a una mejor calidad y duración del sueño, mejora el estreñimiento y ayuda a ralentizar el deterioro.

Desde la experiencia del fisioterapeuta les recomendamos las siguientes acciones:

  1. Intentar identificar los motivos por los que la persona siente deseo de caminar sin rumbo y sin parar. Puede estar buscando algo o a alguien, tratando de orientarse, puede estar tratando de cumplir una tarea que hacía en el pasado (trabajar, ir a la compra); puede sentirse asustada por algo (ruidos, visitas o porque crea que tratan de hacerle daño).
  2. Si se consiguen identificar los motivos, puede procurarse modificarlos o eliminarlos. Estas son algunas estrategias para lograrlo:
    1. Acercarse a la persona con calma, hablándole despacio y sin regañarle. Tranquilizarle explicándole dónde está y por qué.
    2. No obligarle a sentarse, sino intentar distraerla y pasear con ella.
    3. Relajar la situación utilizando música tranquila.
    4. Calmar la sed, el hambre o el dolor si es la causa del trastorno.
    5. Para que se siente y descanse, se pueden intentar actividades alternativas que puedan gustarle como doblar la ropa, limpiar una mesa, secar cacharros. Si no quiere hacerlo no insistir e intentarlo después.
    6. Si la causa de la conducta es la sobreexcitación o el aburrimiento, retirar o aumentar los estímulos (apagar la televisión, cerrar ventanas, etc).
    7. Pasar tiempo al aire libre cuando sea posible.
  1. Atendiendo a los aspectos positivos de la deambulación errática, convertirla en un paseo planificado en un ambiente seguro.
    1. Utilizar señales de orientación con letras o dibujos en habitaciones.
    2. Para darle mayor seguridad y ayudarle a orientarse, podemos procurar que sea una rutina, intentar que deambule a las mismas horas, por los mismos sitios y si es posible, acompañada por las mismas personas o personas que le resulten familiares.
    3. Permitirle tener la máxima independencia posible, aunque acompañándola o supervisándola.
    4. Estar pendientes de cualquier señal de molestia o fatiga.
    5. Ante cualquier duda consultar con equipo sanitario especializado (médicos, enfermeras, fisioterapeutas…)

Esperamos que estas recomendaciones os sirvan de utilidad, estamos abiertos a cualquier sugerencia que nos hagáis. Muchas gracias a todos por seguirnos.

Artículos relacionados:

  1. Savva G, Zaccai J, Brayne C. “Casi todos los pacientes con demencia presentan síntomas psicológicos y conductuales”. British Journal of Psychiatry 212-219.
  2. Moreno Toledo A. “La deambulación errante e inquietud motora en demencia”. Alcmeon, Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica, vol. 16, Nº 4, marzo de 2011, 352 – 359.
  3. Castellón Sánchez del Pino A, Gómez Arques MA,  Martos Martín A. “Alteraciones conductuales en la enfermedad de Alzheimer”. Rev. Semergen vol. 31,  Nº 11, diciembre 2005.

walk

“Cuando no puedas correr trota, cuando no puedas trotar camina, cuando no puedas caminar usa el bastón, pero nunca te detengas”

Madre Teresa de Calcuta


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Cáncer: terapias y tratamientos

Una visión diferente sobre el cáncer

davidgarzaperez

Fotografía

R-evolución asistencial

Rehabilitación, Salud y TICs

Rehabilitación, Salud y TICs

Mariposas del alma

Blog sobre la enfermedad de Alzheimer

Blog de la Fundación Montemadrid

Rehabilitación, Salud y TICs

A %d blogueros les gusta esto: